Lugar:

  • Pequeña y céntrica tienda de antigüedades en una capital de provincia española.
  • Salón-Cabaret regentado por mafioso negro.

Situación:

  • Un reducido grupo de desconocidos son citados por un anónimo.
  • Guerra civil en la que ambos líderes son hermanos gemelos de filosofías contrapuestas.

**

000349570

Sin la indecente oportunidad de desandar el camino, en esta derrotada sala en mitad de mis más profundos horrores, rodeado de los escombros del pasado. Antes de todo. Cuando conocimos el orden y eramos iguales. Las batallas de madera y las rodillas desholladas.

De la mano eramos más que hermanos, deslumbrantes entre las reliquias expuestas, triunfantes sin comenzar la contienda. Los más preciados tesoros en el secreto a voces de una patria podrida, armas perfectas de destrucción masiva, maleables como el barro.

Al fondo, negras siluetas que son menos verdad en penumbra. Enmarcando la realidad del mundo en satén barato y manos animales. Para no sentir que hubo motivos o deberes, todo estaba envuelto en el sudor frío de quien se sabe destinado a la horca dentada.

La piel seca, acartonada y el poco pelo gris. Siempre cinco centímetros por encima de ti, cinco minutos antes que tú en el mundo, y ese día cinco pasos a tu espalda. Sólo son imágenes borrosas ya, sólo hay una tan nítida como insorteable: tu reflejo en el espejo frente a mí.

Pocos quedamos ya que habitemos esta tierra. Nunca supimos quien nos colocó entre sus fronteras. Resolvimos con la muerte, sangramos las gotas dulces que quedaban y hundimos cada posibilidad de redención. Ni aun los años consiguen redimirnos de la pena.

Advertisements